Basada en el principio hipocrático "Similia similibum curantur" ("Lo semejante se cura por lo semejante"), fue una terapia olvidada hasta el s. XIX, en que Hahnemann la redescubre y actualiza.

Su fundamento consiste en que cualquier sustancia que, administrada en una cierta cantidad, produzca unos síntomas patológicos, es capaz, al diluirla suficientemente, de convertirse en un aliado del organismo para eliminar cualquier enfermedad que se manifieste con esos mismos síntomas.


La diferencia con la Alopatía (medicina farmacológica tradicional) es que ésta supone el aporte de sustancias químicas, generalmente muy agresivas, que luchan contra la enfermedad convirtiendo a nuestro cuerpo en un campo de batalla. La Homeopatía no introduce sustancias agresivas (pues las diluciones con las que se elaboran sus remedios las hacen desaparecer), sino más bien una información para potenciar la acción selectiva del organismo frente a la causa que generó el desequilibrio que se trata de contrarrestar.

Si recurrimos al frecuente ejemplo de comparar la recuperación de la salud con una lucha entre dos ejércitos, la Alopatía sería sustituir su ejército, sus soldados (el sistema inmune o defensivo) por elementos ajenos al cuerpo. Si se utiliza esa estrategia a menudo, su sistema inmune no se ejercita y cada vez será más débil. Es el caso del abuso de los antibióticos en niños. La Homeopatía, por el contrario, estimula el sistema defensivo propio, lo potencia y optimiza.


La Homeopatía trabaja con diluciones muy débiles de extractos naturales, que actúan como estímulo para el sistema defensivo de su organismo, permitiéndole actuar con sus propias armas contra la enfermedad, sin efectos secundarios. Es una terapia individualizada, que permite un tratamiento de la enfermedad, una mejora global de su organismo (optimizando la capacidad de su sistema inmune) y la prevención de recaídas.

En palabras de su descubridor, es útil “para curar con suavidad, rapidez y persistencia cualquier enfermedad”.

Por todo ello, la Homeopatía se está eligiendo cada vez más como la terapia idónea para el tratamiento de las enfermedades infantiles, especialmente aquellas que se han hecho crónicas.

Curar con lo similar

Homeopatía

Cita

“El ideal de la curación consiste en restablecer la salud de una manera rápida, suave y duradera, por el camino más corto, más seguro y menos superficial”.

(Samuel Hahnemann).

© equilibrio cuerpomente

diseño rbkcalvo.com

medicina     psicología     noticias     grabaciones    contacto    cómo llegar    blog